lunes, 6 de octubre de 2014

Novedades about my life

Realmente tengo muchísimo sin actualizar u__u, es que mi lap ha estado fallando, y digamos que ando sin pc últimamente y en otras cosas.

Sigo escribiendo fanfics, pero ahora los publico directamente en la página "Fanfiction.net"
Y escribo solo Johnlock. Debo escribir un kenki, pues mis amigas y yo hicimos un reto y creo que yo seré la última en cumplir, pero si pienso hacerlo ;A;!

-----------

Vengo a dejar el link de mi perfil : https://www.fanfiction.net/u/1468449/

Aquí los fanfics:

Título: Aventuras en Hogwarts
Serie: Sherlock BBC/Harry Potter (crossover)
Pairing: Johnlock / wolfstar
Capítulos: 8
Resumen: Sherlock y John ingresan a su quinto año en Hogwarts, ahí ambos descubrirán nuevas emociones, sentimientos y amigos junto con los merodeadores, (Johnlock) (Wolfstar). 

*
Título: Forever and Always
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: Oneshot (único)
Resumen: "Yo te querré por siempre y para siempre, en las buenas, en las malas, en lo feo. Envejeceremos juntos por siempre y para siempre John…" Fue lo que Sherlock le dijo ese día.

*
Título: If only
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: Oneshot (único)
Resumen: Sherlock tiene una segunda oportunidad para darle a John el mejor y último día de su vida...

*
Título: James
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: Oneshot (único)
Resumen: Los últimos años del Dr. John Watson no han sido fáciles, se va por un tiempo con su hermana y después regresa con Sherlock a Baker Street, pero cuando entra al apartamento se encuentra con dos sorpresas que no se esperaba. ¿Qué hace Sherlock con un bebé? Y ¿Quién es James?

*
Título: Melodías de invierno
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: 8
Resumen: AU-Teenlock! . John se encuentra con un chico, ese chico es nuevo en el colegio donde asiste, se hacen muy cercanos sin imaginar que serían tan importantes en sus vidas, lo que no saben es que desde antes de conocerse sus apellidos ya estaban relacionados. No soy muy buena con los summarys, pero espero le den oportunidad.

*
Título: Nosotros
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: 7
Resumen: Sherlock tiene un sueño que hace que se dé cuenta de lo que siempre sintió por John. Se irá desarrollando algo en su relación... Fanfic basado en varias canciones de Luis Miguel. Espero le den oportunidad ... (La mayoría son POV Sherlock)

*
Título: Te quise olvidar
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: Oneshot (único)
Resumen: Es un oneshot/songfic. POV John. Después de la "muerte" de Sherlock. John quiere olvidar a Sherlock con otra persona.

*
Título: Twins Holmes
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: 3
Resumen: Un día como cualquier otro John llega al 221B y se encuentra con un Sherlock algo cambiado, quien se ha cortado el cabello y luce un poco diferente, o eso es lo que cree, en realidad es el hermano gemelo de Sherlock, Ben, quien es muy diferente a su hermano, eso hará que los sentimientos del médico hacia el detective se confundan y se comience a fijar en Ben.

*
Título: ¿Que Mycroft qué?
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: 7
Resumen: Sherlock recibe la inesperada noticia, a su hermano Mycroft le ha sucedido algo que no logran creer… Mycroft es un bebé y John decide llevarlo al 221B con ellos y cuidarlo, Sherlock tendrá que averiguar y buscar la forma de que su hermano vuelva a la normalidad lo más antes posible pues no soporta que John le preste más atención a su hermano que a él.

-----
Y Mi fanfic en proceso

*
Título: Risky bet
Serie: Sherlock BBC
Pairing: Johnlock
Capítulos: 18 - ?
Resumen: Teenlock. Sherlock y John son estudiantes de universidad,muy diferentes entre sí,Sherlock el chico raro y John, un alumno popular y jugador de rugby se ven envueltos en medio de una apuesta que John hace por dinero,provocando que se desarrolle una relación entre ambos,John no sabe que la apuesta puede costarle mucho más que dinero, pues el destino se volteará sobre él haciendo...

jueves, 23 de enero de 2014

FF: Aventuras en Hogwarts 8

Hellou, 
les traigo el final de este fanfic, espero lo disfruten y siento si no es como lo esperaban y si se ve un poco apresurado o algo así, no soy buena con los finales D: 
:)

-------------------------------------------------
Capítulo 8: Menesteres

Caminaron por los pasillos entre caricias, besos y risas.
-   ¿A donde vamos John?
-   Busco un lugar donde podamos estar solos, la sala que viene y va, eso busco.
-   ¿ La sala de los menesteres?
-   ¿La conoces?
-   He escuchado de ella en la sala común de Ravenclaw, entre compañeros, honestamente pensé que se trataba de una leyenda, como esa que cuentan sobre la diadema de Ravenclaw.
Ante la pareja en una pared del pasillo apareció una puerta, una grande y elegante, tallada del mismo material de las paredes del castillo pero con facilidad de entrar por esa puerta.
Los chicos entraron y vieron que dentro de la Sala era como una sala común , tenía una chimenea junto con sillones y una mesa , enseguida a lado de la chimenea había una puerta que conducía a una recámara. Ambos solo se miraron y sonrieron, no perdieron tiempo y ambos se deshicieron de sus capas y sacos, fueron directo a la recámara y nerviosamente John condujo a Sherlock hacia la cama.
-   ¿Entonces esto es en verdad lo que quieres?- preguntó el moreno mirando a John.
-   Por su puesto, tu eres en el quien siempre estuve interesado, eres mi amigo, te quiero .- dijo John mientras acariciaba el cabello del Ravenclaw.- Desde hace tiempo te quiero, y  te quiero más que un amigo y más que eso , te deseo.
Sherlock miraba a John y sonreía .
-   ¿Y tu Sherlock? ¿Qué sientes por mi?
El moreno soltó una pequeña carcajada y contempló a su amigo.
-   John, creo que si no sintiera algo por ti en primera no sería tu amigo, eres una persona que cambió mi vida , cambiaste mi forma de ser, hiciste una persona mejor de mi, eres tan importante para mi.- dijo juntando sus cabezas.- Te quiero John Hamish Watson.- diciendo lo último inclinó su cabeza hacia John y juntó sus labios.
El beso lo profundizó el rubio introduciendo su lengua en Sherlock, ambos disfrutaban del beso y caricias, John comenzó a desabrochar la camisa del Ravenclaw y pasó una mano por el cuello de su amigo y se detuvo, se separó del moreno para mirarlo algo serio.
-   ¿Qué pasa?- preguntó el moreno.
-   Tu- no completó la frase pero pasó sus dedos sobre la cicatriz que tenía Sherlock en el cuello.-  Creí que habías dicho que ya la habías curado, que ya no tenías la cicatriz.- refiriéndose a la herida de Sherlock pues era la cicatriz que él había causado con aquella mordida.
-   No te preocupes John, dije que estaba bien, no que la había curado.
-   ¿Porqué? ¿Porqué no la curaste? Sabes que con algún ungüento de la señora Pomfrey no dejará ni un rastro ni cicatriz.
-   Porque no quería quitarla.- dijo tomando las manos del gryffindor.- quiero mantenerla ahí como recuerdo.
-   ¿Recuerdo? Es un mal recuerdo.- dijo triste y avergonzado .- me comporté como un idiota, te lastimé.
-   Es un recuerdo, lo veo en el espejo y eso una marca que me hace pensar en que me deseas, que te gusto.
Eso sorprendió a John e hizo que se sonrojara.
-   Y eso deja esta situación injustamente.- dijo en forma ofendido el moreno
-   ¿A que te ref--.
No pudo terminar la pregunta pues Sherlock se abalanzo sobre él, cayendo ambos sobre la cama, el moreno sobre el rubio , el más alto tomó al bajo de las muñecas y dirigiendo sus brazos hacia arriba de sus cabezas, tomando control de la situación, y sin perder tiempo le quitó la camisa y comenzó desde el cuello a dejarle pequeños mordiscos que no dañaban al chico, solo daban placer, el moreno iba dejando un rastro de pequeñas casi diminutas marcas hasta el pecho y costillas de su amigo, haciendo que el león se estremeciera debajo del moreno.
Sherlock sonreía al sentir como hacia estremecer a su amigo y comenzó a dejar marcas más notables en los brazos de este, mientras el rubio le acariciaba el cabello y la espalda.
John comenzó a quitarle el pantalón a su amigo dejándolo solo en bóxers.
-   Que impaciente eres – comentó el moreno en forma de burla.
Siguieron dejándose llevar por sus instintos y deseos mientras se entregaban uno al otro, llenaron la sala de los menesteres con sus voces, susurros y gemidos.


Desde ese día del baile de navidad quedó claro para todos que Sherlock y John se hicieron de una relación, la navidad la pasaron en el castillo y fue una maravillosa navidad para ellos, pues estaban juntos como pareja, sin muchos alumnos que los molestaran y sin clases.
Cuando regresaron a clases tenían una relación estable y envidiable.

Los chicos se graduaron de Hogwarts, John se metió a la escuela de medicina mágica y Sherlock decidió ayudar a resolver casos e investigaciones en el ministerio de magia y hasta a veces se involucraba en casos muggles, solo por diversión.

Al año se estaba dando peleas contra el bien y el mal, batallas finales de la primera guerra del mundo mágico donde Voldemort reunía seguidores y comenzaba a asesinar magos tanto como puros e impuros.
John y Sherlock participaron en la batalla, peleando contra el mal y en una de las batallas John fue herido por un mortífago, no se sabe muy bien que hechizo utilizó, pues le dejó una horrible herida en el hombro que hizo una cicatriz que ni con magia podían quitarle esa marca. Durante el tiempo en que John estuvo en el hospital se dio el final de la guerra, Voldemort había sido derrotado por un bebé, el hijo de su amigo James Potter. Fue una desgracia y días oscuros pues sufrieron pérdidas, perdieron a amigos y conocidos, pero estaban feliz pues el mal había caído y John estaba con Sherlock, el rubio había sufrido una herida, pero seguía con vida y a lado de su pareja.

Ambos decidieron irse a vivir al centro de Londres, pero ambos continuaron con sus asuntos, John con sus estudios y Sherlock investigando, hasta que John se graduó .
Seguían en una relación estable y ya de varios años.

Un día John llegó al piso con bolsas de compras, busco con la mirada a Sherlock pero no lo pudo ver.
-   ¿Sherlock? – No obtuvo respuesta, pero escuchó ruidos en la recámara que ambos compartían.

El rubio se dirigió hacia la habitación y vio a Sherlock tratando de ponerse la antigua capa del colegio que le quedaba ya chica, el rubio rió ante el moreno, pues hacía movimientos extraños y chistosos al tratar de ponerse esa capa.
-   ¿Qué estas haciendo? – dijo tratando de aguantar la risa.
-   John – dijo sobresaltándose y rompiendo un poco la capa.- ¡Maldición!
-   ¿Qué se supone que querías hacer?
-   Bueno, pues ¿no es obvio? Quería ponerme la capa del colegio.
-   ¿Para qué exactamente? ¿un experimento?
-   Algo así – dijo dirigiéndose hacia John.- quería recordar viejos tiempos, cuando comenzamos nuestra relación, quería – se detuvo un momento y sus mejillas se tiñeron rosados.
-   ¿Qué pasa Sherlock? – dijo de forma cariñosa acercándose al moreno.
-   Quería que me vieras como antes, joven y atractivo – dijo esto casi rápido y en forma baja.
-   Pero Sherlock .- dijo sonriendo con gran ternura.- eres aún joven y muy atractivo para mi, siempre lo serás .- dijo depositando un beso en la mejilla del moreno.
El alto sonrió y abrazo de forma protectora a su pareja.
-   No entiendo como me has aguantado en todos estos años, te agradezco por ello.
-   Sherlock, no te soporto, no eres molestia para mi, al contrario eres un privilegio en mi vida, ¿Lo entiendes? – John  lo besó tiernamente acariciando su mejilla. ¿Entonces quieres recordar viejos tiempos? – dijo en forma pícara.
-   No me quedó la capa y dudo que la tuya te quede también bien.
-   No necesitamos capas para recrear escenas que vivimos en Hogwarts.- dijo sonriendo.

Ambos hombres se entregaron como tantas veces en ese piso, recordando aventuras y travesuras que hacían en su antiguo colegio Hogwarts.
 -------------------------------------------------------------------------

Nota: Me disculpo si este capitulo no terminó como debía , soy aún mala para escribir finales, ¿ok? Pero espero les haya gustado al menos el resto del fanfic. También por la escena medio… ok, no fue para nada lemon, intenté pero, no sé que me pasa, no soy buena como otras escritoras escribiendo eso , no sé porqué, pero me encanta leer las historias así, trataré luego de ver si puedo más adelante escribir o describir escenas así, “M” J.
Este fue el último episodio de mi Potterlock, tengo otro fanfic en proceso, pero solo es Johnlock y otro esta en planes en mi mente, sería un UA Teenlock, espero poder llevarlo acabo. Gracias por leerme y dejar de vez en cuando comentarios, aquí o decírmelo por inbox n_n

miércoles, 15 de enero de 2014

FF: Aventuras en Hogwarts 7

Desde el año pasado que no actualizo.
Se me fue un poco la inspiración, bueno no tanto, 
pero me atoré en una escena que no lograba sacar.

Aquí esta el nuevo capítulo, espero lo disfruten y dejen sus comentarios.
¡Feliz año nuevo!

Por cierto, me disculpo por mis faltas de ortografía que se me van algunas veces.

---------------------
Cap. 7: Baile de Navidad


Sherlock llegó a su habitación aventando todo lo que se encontraba a su paso, estaba molesto, frustrado y herido. Hace unos momentos cuando se encontraba de regreso a su dormitorio vio a John y ese tipo de su casa besándose, todo fue tan inesperado y rápido, pues no pudo tener su mirada mucho tiempo hacia ellos porque le dolía, solo pudo ver como el tal Bryan tenía a su amigo contra la pared y las manos de su amigo sobre los hombros del chico, no supo que hacer más que recargarse en la pared y tratar de poner sus pensamientos y sentimientos en orden.
Él pensaba que tenía algo con John, esos momentos íntimos con él, caricias, besos, pero su error fue no hablar de ello con el gryffindor, siempre seguían como si nada hubiera pasado, pues pensó que John sentía lo mismo que él y hasta que podía comunicarse con él sin necesidad de palabras.
Decidió pensar fríamente, bien claro el mismo se decía hace años que los sentimientos eran un estorbo, si no tuviera sentimientos hacia su amigo no estaría ahí sufriendo.

John no quería perder a Sherlock, vio el dolor en sus ojos, pero no pudo explicarle  lo que pasó entre Bryan y el, no pudo decirle la verdad. Sabía que el y Sherlock no tenían una relación establecida de pareja, solo eran amigos pero con acciones de una pareja pero nunca hablaban de ello. Trataría de hablar con su amigo al otro día, solo esperaba que quisiera escucharlo.


Al día siguiente John se dirigió  hacia la mesa de Ravenclaw para hablar con Sherlock que ya se encontraba desayunando.
-   Sherlock .- John le habló y se sentó a su lado.
-   Buenos días John .- respondió un normal Sherlock.
-   Quiero hablar contigo .-  dijo algo nervioso el rubio.
-   Ahorita es lo que haces.
-   Sabes a lo que me refiero , es sobre lo de ayer.
-   Oh, ayer…- dijo en forma pensativa. – Ayer fue mi último día de castigo.
-   Si, lo sé , pero no me refiero a eso, es sobre …-
-   Lo siento John, pero se me hace tarde para ir a clases .- dijo el moreno levantándose y saliendo del comedor.

Era irónico que ahora Sherlock era el que evitaba a John, cuando no podía evitarlo solo evitaba el tema del cual su amigo quería hablar, así fueron unos cuantos días, el Gryffindor estaba molesto y cansado pues quería aclarar ese malo entendido pero simplemente Sherlock no lo dejaba aclarar nada.


Conforme pasaron los días John pudo notar que Sherlock se comportaba igual que antes, pero sin caricias ó acciones de las que se había ya acostumbrado por parte de su amigo; Cuando John trató de acercarse a él íntimamente con caricias o una simple tomada de manos se percató que Sherlock respondía con un espacio, se alejaba como si le estuviera haciendo daño, eso le dolía al Gryffindor.

Una de las noches  se encontraba caminando en uno de los pasillos, casi ya no había alumnos por los pasillos pues faltaban minutos para que cada alumno estuviera en sus respectivos dormitorios descansando, John definitivamente hablaría del tema con Sherlock sin que lo evitara.
-   Sherlock, quiero que hablemos de la otra noche. – John se percató que su amigo se paraba en seco como si le hubiera caído un balde de agua fría y antes de que Sherlock dijera cualquier cosa le gritó.- Maldita sea Sherlock, yo no tengo nada con Bryan, no observaste esa noche.
-   Yo …
-   ¡No! .- le interrumpió el rubio. – no me digas que lo hiciste por que no fue así, y quiero que sepas que Bryan no me interesa en absoluto, ese beso no significó nada, que por cierto debo de mencionar que fue él quien me besó a la fuerza.
El ravenclaw calló unos segundos para luego responder.
-   ¿Porqué me dices esto? – dijo viendo hacia otro lado que no fuera John
-   ¡Cómo que porqué? – preguntó sorprendido el rubio.- Porqué eres mi amigo y porque  me importa que sepas la verdad de lo que pasó y por cierto Bryan era el que te metía en líos y castigos.
-   Eso me lo suponía
-   Sherlock .- John quiso tocarle el brazo pero Sherlock retrocedió.
John lo miró muy dolido.
-   ¿No significó nada los momentos que tuvimos? – le preguntó el rubio.
-   ¿ y tu lo preguntas?
El gryffindor no supo como interpretar esa pregunta de parte de su amigo, cansado de toda la situación empujó a Sherlock contra la pared y al momento de que el moreno se iba a quejar John se posesionó de los labios de su amigo bruscamente, Sherlock forcejeaba por quitarse de encima a John más no podía con su amigo, el rubio dejó los labios del moreno pero siguió su recorrido hacia el cuello mientras sentía las manos de el ravenclaw tratando de apartarlo y la voz de súplica que decía su nombre  , en un momento de desesperación porque Sherlock no cedía y respondía, succionó y mordió una parte del cuello, escuchó un un gemido de dolor que Sherlock soltó y al mismo tiempo sintió en su lengua un leve sabor a metal e inmediatamente se apartó. Vio a Sherlock algo asustado y llevándose una mano al cuello, John había perdido el control de la situación , cuando quiso disculparse con Sherlock ya no estaban solos en el pasillo.
-   ¡John! No vas a creer lo que hizo James. – sus amigos merodeadores caminaban hacia ellos.
El rubio al voltear con sus amigos vio de reojo como Sherlock huía de ahí.
-   ¡Sherlock! .- gritó y trató de correr para alcanzarlo , pero sus piernas no respondieron muy bien.
-   Lo siento John,¿ pasamos en un mal momento? .- preguntó preocupado James.
-   No se preocupen, esta bien.
-   ¿Se han peleado?
-   No, no lo sé… lo que si estoy seguro es que cometí un gran error. – dijo algo triste.
-   Vamos al dormitorio.- trató de animar Remus.- Ahí te tranquilizarás y pensarás mejor.
John no durmió bien esa noche y no habló de lo que había sucedido con sus amigos, y ellos tampoco quisieron insistir.


Dos días pasaron y no vio a Sherlock por ni un lado y había faltado a las clases que compartían.
John se sentía apenado por lo que hizo, temía que Sherlock ya no quisiera hablarle ni ser su amigo. A la hora de la cena vio a su amigo sentado en la mesa de Ravenclaw y cenaba sin levantar la vista.
Cuando terminó la cena y levantó su vista para buscar al moreno, él ya no se encontraba, resignado y algo triste salió del comedor junto con sus amigos leones sin prestar atención sobre lo que estaban platicando, hasta que un leve empujón en el brazo lo sacaron de los pensamientos.
-   ¡John!
-   ¿ Qué pasa?
-   ¿ Ya tienes pareja para el baile de Navidad?
-   ¿Baile?
-   Ayer Dumbledore lo anunció en la cena ¿No recuerdas?
La verdad es que no recordaba eso, estaba tan perdido pensando en Sherlock esos días que no ponía atención de lo que sucedía en su entorno.
-   No, no tengo pareja aún.
-   ¿Sherlock ya consiguió pareja?
John soltó una risa de burla y extraña.
-   A Sherlock no le gusta ese tipo de eventos, las fiesta y todo eso.
-   ¿No baila?
-   No que yo recuerde, nunca lo he visto bailar y no creo que asista.
John se reía ante el pensamiento de ver a Sherlock en la fiesta, nunca lo había visto bailar, ni con una chica y dudaba que quisiera invitar a alguien por como lo conocía, así que se hacía la idea de que en la fiesta de Navidad no lo vería.


Un día antes del baile Sherlock hizo su aparición en la clase que compartía con John y se sentó a su lado como normalmente lo hacía.
-   Sherlock – dijo sorprendido.
-   Hola John. – saludó.
-   Yo quería disculparme por como actué y lo que te hice.- dijo difícilmente y con mucha pena.- no quiero perderte ni que eso dañe nuestra amistad.
-   Esta bien John, no te preocupes.
-   En verdad lo siento, no quería lastimarte.
No pudieron seguir con plática pues la clase comenzó.

Durante el resto del día John y Sherlock estuvieron juntos platicando sobre las clases, tareas, maestros, temas sin relevancia, John tenía dudas de cómo estaría el cuello de su amigo, pero el moreno siempre respondía que estaba bien, pero nunca pudo comprobarlo pues su amigo tenía la bufanda puesta.


El día de la fiesta no hicieron comentarios sobre la fiesta ni el baile, pues John suponía que no vería a su amigo en el evento, así que cuando se separaron en la tarde, se despidió de él como si lo fuera a ver al día siguiente.

Más tarde , a la hora de la fiesta John iba acompañado con una chica de su casa, ella le había pedido tímidamente que fuera con ella, y el aceptó, era una chica buena y agradable, cuando bajaron se dirigieron al comedor, que fue adornado de una decoración especial por el baile, vio que la mayoría de los alumnos ya se encontraban ahí, unos estaban platicando, bailando y otros comiendo, era un ambiente realmente agradable. Mientras John admiraba el comedor escuchó a su acompañante exclamar sorpresa, creyó que fue a causa de la decoración del comedor cuando la chica lo jaló de la manga de su saco.
-   John, ¿Ese es tu amigo Sherlock? Wow vaya que se ve muy bien.
El rubio volteó a ver a la dirección que veía la chica y ahí lo vio, Sherlock vestía todo de negro y su cabello estaba peinado hacia atrás, se veía algo diferente y muy apuesto. Vio como iba siendo jalado del brazo por una chica que se le veía muy feliz por la compañía de su amigo. Esa chica la había visto muy pocas veces, no hablaba con ella, pero sabía su nombre , era una chica de Hufflepuff era tímida y amable,Molly Hopper,  a John le caía bien pero en ese momento eso no le importó pues le molestó ver a su amigo bailar y sonreírle a ella.
Se sentó a comer mientras veía a Sherlock con la chica , en un momento vio que Molly se alejó de Sherlock y tomó esa oportunidad para ir con él.
-   Hola.- saludó el rubio.
-   Hola John. – respondió con una sonrisa.
-   No esperaba verte en la fiesta.
-   La verdad no pensaba venir, pero bueno aquí estoy.
-   No sabía que le hablabas a Molly Hopper.
-   Si, ya hace semanas, me a ayudado en varios asuntos.
-   No lo sabía .- dijo sorprendido.
-   Bueno, ahora lo sabes. – dijo el moreno burlonamente mientras tomaba jugo.
-   ¿Te interesa Molly? – preguntó el gryffindor con cierto temor.
-   ¿cómo pareja y eso? Por supuesto que no John, solo soy amable con ella.
-   Ya veo – se alivió John y guardo unos momentos silencio. – Sherlock ¿recuerdas que me preguntaste hace tiempo que quién me interesaba? .- le soltó John algo nervioso.
-   Si, lo recuerdo
-   Pues, me interesas tú
Sherlock lo miró directamente a los ojos e iba a decir algo pero Molly llegó.
-   Solo encontré estas frituras con sabores extraños Sherlock – llegó la chica diciendo y se detuvo al ver a John.- Oh, Hola – Saludó con una sonrisa.
-   Hola.- respondió John.- Soy John amigo de Sherlock.
-   Lo sé, Sherlock me a hablado de ti.- dijo sonriendo.- Soy Molly.
-   No sabía que Sherlock hablaba de mi .- dijo sorprendido
-   Si , lo hace .- respondió sonriéndole.- Sherlock ¿Bailamos un poco?
-   Claro.- contestó el Ravenclaw.- Hablamos más tarde John, ¿si?- dijo mientras se iba con Molly.

John se fue hacia donde había dejado a su acompañante quien se encontraba platicando con otras chicas.
-   ¿Dondé has estado John? Vamos a bailar un rato ¿quieres?
-   Si, vamos.

El gryffindor bailaba la tercera canción con la chica pro no dejaba de ver a su amigo, después de pensar un rato de disculpó con su acompañante y fue directo a donde estaba Sherlock y Molly bailando, al ver a John se separaron y lo miraban acercarse y antes de que le preguntaran que le pasaba John tomó a Sherlock del saco y lo atrajo hacia el para besarlo. Sherlock no respondió pues estaba sorprendido con la acción de su amigo al igual que el resto de la gente en el baile, cuando John sintió las miradas se separó.
-   John, me besaste enfrente de todo el colegio.- dijo aún sorprendido el ravenclaw.
-   Es para demostrarte que en verdad me interesas, me importas .- dijo sonriendo.
Sherlock sonrió y John lo tomó de la mano.

-   Vamos a otro lugar – dijo el rubio sacando a Sherlock del comedor ante las miradas de todos.

lunes, 2 de diciembre de 2013

FF: Aventuras en Hogwarts 6

Me tardé casi un mes en actualizar, lo siento, es que me distraigo con facilidad, y ahora que he estado sumergida en los fanfics Johnlock ;_; son adictivos... y como los adoro, pero aquí traigo nueva actualización, espero les guste, dejen sus comentarios, me alimento de ellos... aunque sea solo de uno ;u; 
Gracias por leerme :D

--------------------------------

Cap. 6

Malos entendidos.

- ¿Quien te interesa John? - se acercó más Sherlock a John mirándolo con ojos penetrantes.

- Yo… - dijo nerviosamente John. - A mi me interesa…
John no pudo decirle pues ambos voltearon hacia una dirección algo asustados, se escuchaban pasos venir hacia ellos.
- Nos meteremos en problemas… 
- Creo que son tus amigos - comentó el moreno.
Y así fue, venían hacia ellos medio trotando James y Sirius. Cuando estuvieron de frente un silencio se hizo presente.

- Y bien … ¿Porqué? - preguntó Black muy serio y algo molesto.
- ¿Porqué, qué? - dijo confundido John.
- Ustedes sabían que Remus…
- John no sabía nada - excusó Sherlock. - Yo era el que me lo suponía, pero esta noche a sido un error haberlo comprobado y John haberlo descubierto.
- En serio chicos - dijo John preocupado- Yo no sabía nada de la condición de Remus.
- ¿Y porqué querías averiguar o ver si en realidad tus sospechas eran verdad? ¿Vas a ir a contarle a toda la escuela? - dijo algo resentido hacia el ravenclaw, el joven Black.
- Sirius … - James tomó del brazo a Sirius que tenía intenciones de ir por Sherlock.
- Yo soy una persona que no me quedo con la duda o curiosidad, pero si piensan que iremos con el chisme , están equivocados.
- Nosotros no le haríamos eso a Remus- se apresuró a decir el rubio. - A Remus le considero mi amigo, le estimo y a ustedes también.
- Bien - Sirius se mostraba más tranquilo. - ¿Entonces en serio fue un error que se encontraran en el bosque?
- Si, fue mi culpa - dijo algo avergonzado- Yo salí del castillo y me adentré al bosque sin darme cuenta por estar perdido en mis pensamientos y Sherlock me siguió.
- Entonces todo arreglado y amigos ¿verdad? - dijo sonriendo James.
- Claro, y en serio lo siento - se disculpó de nuevo John.
- No es su culpa, fue un accidente.
- ¿A donde lleva este túnel? - Preguntó Sherlock.
- Sale a un pasillo muy cerca de la sala común de gryffindor, atrás de una estatua, te quedará algo lejos de tu casa.
- No importa, con que no seamos atrapados ¿Vienen ustedes? - contestó el moreno de Ravenclaw.
- No, aún queda unas horas antes de que amanezca , acompañamos a Remus toda la noche.
- Bueno, mejor nos vamos - comentó John- nos vemos mañana.

Cada pareja de amigos tomó caminos opuestos.

Siguieron su camino en silencio hasta que ya se encontraban en un pasillo del castillo.
- Te acompaño a tu casa
- No te preocupes Sherlock, mejor ve directo al tuyo, no quiero que te castiguen.

Sherlock se quedó dudoso observando a su amigo y sin previo aviso se acercó a él y le dio un rápido beso en los labios. Sherlock se separó observando la reacción de John quien se había quedado sorprendido, y un Ravenclaw nervioso se despidió con un "adiós" y casi corrió hacia su casa de los cuervos.

Ambos se durmieron pensando en esa noche con tantas revelaciones , pero sobre todo tenían en mente el último momento juntos, el beso fugaz que el moreno había dado.

Al otro día Remus se disculpó con ambos chicos por haber causado problemas, todos quedaron bien y sin resentimientos o temor que alguno dijera algo sobre la condición de Lupin.
John y Sherlock no hablaron nada sobre aquel beso y siguieron portándose como siempre, pero había algo diferente en sus miradas, en sus acciones. Pasaron los días, algunas semanas y en su relacion de amigos había acciones que en una amistad normal no se veía, caricias cariñosas, se tomaban de la mano en algunas ocasiones en forma juguetona y uno que otro beso que de repente dejaban escapar de sus labios. Más sin embargo ellos no hablaban de eso.

Era un día con sol en la escuela, pero el frío pesaba más, era la hora de cambio de clase, por fortuna los John y Sherlock compartirían clase , como siempre Sherlock esperaba a John en su asiento.
- Hola Sherlock - comentó el rubio llegando temblando un poco.
- ¿Porqué no traes tu bufanda? 
- ¿Qué? ¿Es un nuevo saludo?- se extraño ante aquel saludo.
Sherlock rodó los ojos.
- Hola John , y lo preguntaba por que es evidente que tienes frío.
- Cuando me asomé a la ventana empezando el día vi el sol, pensé que calentaría, pero veo que es solo un adorno.
Sherlock se quitó su bufanda azul con gris y se la puso a John.
- ¿No tendrás frío tu?
- No, estoy bien - ambos se sonrieron y sacaron sus libros para la clase.

Pasaron algunos días, y los chicos seguían con sus acciones de cariño entre ellos, claro cuando nadie los veía tenían esos momentos íntimos y algo inusual pasaba con uno de ellos. Sherlock era incriminado por travesuras que él no había hecho, así que poco a poco se iba ganando castigos injustificados por maestros.

- Pero yo puedo probar que Sherlock no lo hizo - dijo John hacia un maestro.
- No trate de encubrir a su amigo, si no , usted también se verá castigado.
- Pero es que…-
- John, esta bien - le calmó Sherlock.
- Bueno Joven Holmes, lo espero después de la cena en mi despacho. - dicho esto el maestro se retiró.
- Sherlock…
- Lo sé, alguien me está queriendo culpar y averiguaré quién, a parte son bromas inofensivas hasta ahora, que cualquiera haría y los castigos es limpiar trofeos, ayudar a revisar deberes, etc…
- Yo averiguaré eso, no te preocupes Sherlock.

John se encontraba en su dormitorio leyendo mientras Peter hacía los deberes que le faltaban, Remus tenía también otro libro en sus manos,   James y Sirius platicaban,
- John… John… - escuchaba muy lejos su nombres, hasta que una mano se posó en su hombro y se sobresaltó.
- Lo siento - se disculpó el castaño.
- Remus, yo me perdí en mis pensamientos.
- Lo pudimos notar - dijo sonriendo - ¿Te preocupa algo?
- Pues…
- Puedes confiar en nosotros - dijo James.
- Lo sé. Verán, no sé si se han dado cuenta, pero Sherlock ha estado castigado últimamente.
- Si , ¿Nos quiere hacer la competencia? - se burló Sirius.
- Para nada, usualmente tenemos métodos diferentes a las bromas para que nos castiguen.
Todos lo miraban confundidos.
- Usualmente cuando castigan a Sherlock también yo soy castigado, siempre juntos.
- Oh, y ahora solo castigan a Sherlock. - comentó Peter.
- Así es, pero lo raro de esto es que él no hace nada.
- ¿Qué? - preguntaron todos.
- Si, él esta siendo castigado injustamente, es como si alguien quiere a Sherlock castigado.
- Una trampa - dijo Sirius caminando por el cuarto pensativo- Diría que alguien que no le caiga bien Holmes, pero hay muchos alumnos así, que no les cae Holmes por, bueno…
- Si, decir cosas de sus vidas, leerlos.
- Me agrada eso de él, es divertido cuando dice algo vergonzoso de algún slytherin - comentó James sonriendo.
- Si, es chistoso en algunas ocasiones, por eso gana enemistades y creo que por eso alguien se esta vengando y lo descubriré.
- Podemos ayudarte - dijo Sirius sonriendo.
- ¿En serio?
- Claro, me cae bien por hacer quedar a algunos idiotas como lo que son. - admito el moreno. 
- También cuenta conmigo - dijo James
- Y conmigo - se apuntó Remus.
- Y Yo - dijo al final Peter.
- Gracias, cualquier información será de ayuda.
- ¿Tienes alguna idea de quién podría ser? - preguntó James y todos lo miraron. -¿Qué? .. ah.. si hay varios… empecemos con ellos.


Remus se encontraba caminando en los jardines , iba de una clase que compartía con Slytherin hacia otra que compartiría con los de Hufflepuff, caminaba cuando alguien lo saludó.
- Hola John 
- Hola Bryan - saludó el gryffindor hacia un chico de Ravenclaw un año mayor que él. 
- ¿Ya estás listo para el próximo partido?
- Si, hemos entrenado, será algo difícil - encogió los hombros- pero haremos lo mejor.
- Espero y Gryffindor gane, que ya sabes, si eliminan a Hufflepuff nosotros pasamos.
- Cierto, entonces tendré que hacer doble esfuerzo para que su casa pase - bromeo John.
- Eso espero - rió el chico- Oye, me he fijado que a veces tu traes libros de fantasía, muggles.
- Oh, si… me gustan mucho.
- A mi igual, quería pedirte un libro que me recomiendes y yo te presto otro.
- ¿En serio? Suena bien, te lo mandaré con Sherlock - comentó John.
- Tiene castigo ¿no? esta semana lo he visto llegar tarde a la Sala común.
- Cierto…
- Nos vemos después de la cena, igual charlamos un rato sobre libros y personajes que nos gusta ¿te parece? - comentó Bryan amablemente.
- Claro, me parece bien, llevaré unos cuantos y tu escoges de ahí, hasta después de la cena - se despidió John caminando hacia su clase.

John a diferencia de Sherlock hablaba con muchos alumnos de varias casas y de diferente grado, y por estar en el equipo de Quidditch hablaba más con otras personas, y era lo que a otros le agradaban de John, que era muy amable y servicial.
Bryan era uno de esos chicos que siempre lo saludaba cuando se topaban en el pasillo, cruzaban palabras de cualquier tema, el chico era muy amable , le caía bien y a diferencia de otros compañeros de casa de Sherlock, no se expresaba mal de su amigo, de hecho nunca decía nada, por eso le agradaba aún más.

En la cena John se sentó con Sherlock y platicaron de su día, pues no habían tenido clase juntos.
- ¿Cuántos días te quedan de castigo?
- muy pocos, es demasiado aburrido…
- ¿No le has faltado al respeto a los maestros?
- No, como tu me lo pediste, no decir nada sobre ellos.
- Si no no terminarías de castigos…
- Lo sé, por eso me gané este… - refunfuñó Sherlock. - John.
- ¿Que pasa?
- ¿Porque traes tu mochila contigo? Si las clases terminaron hace horas y tus deberes también ya los acabaste.
- Ah, me quede ver con un compañero de tu casa, intercambiar libros.
- ¿Libros? ¿Esos libros  mugres de fantasía?
- Si, esos.
- Me sorprende que haya alguien que le guste esos libros, digo , los muggles les gusta por que quieren creen en magia, cosas que quieren ver, pero nosotros lo vivimos, tu lo vives y en vez de disfrutarlo te pones a leer eso.
- Me gusta por las historias, personajes, es como viajar o vivir otra vida.
- Tu tienes tu propia vida llena de emociones, más que los de esos libros.
- Sherlock… ah , no lo comprenderías.
Sherlock se quedó en silencio observando a su amigo.
- Bueno, me voy a cumplir mi castigo.
- Suerte - le sonrió John a lo que Sherlock respondió con una sonrisa de medio lado.
- Hasta mañana John.

Inmediatamente cuando Sherlock dejó a John Bryan se acercó a él.
- ¿Vamos a alguna parte cómoda?
- Claro aquí traje los libros - enseñó la mochila.
- Y yo los míos 
Ambos chicos caminaron en los pasillos buscando un lugar donde charlar.

Al siguiente día estaban Sherlock y John caminando por los pasillos, las clases habían terminado.
- ¿Cuántos libros te prestó? - refiriéndose al libro que traía consigo John.
- Solo dos
- Ya veo, y… ¿hoy lo verás también?
- Lo veo en los pasillos, entre clases…
- Me refiero a que si se juntarán para hablar de libros
- No lo sé realmente  - dijo John sin tomarle importancia a las preguntas de su amigo.
- ¿Mañana tienes entrenamiento?
- Si, antes de la cena, están presionando mucho. ¿Irás a ver mi partido?
- Ya sabes la respuesta John.
El rubio sonrió y siguieron platicando de las clases entre otras cosas.

John se encontraba con su conocido o nuevo amigo Bryan Graham, se habían reunido para seguir hablando de libros, pero el gryffindor por un momento se perdió en sus pensamientos.
- John ¿estas bien?
- Ah , si , lo siento ¿decías?
- Hm… ¿Te puedo ayudar en algo? Pareces preocupado
Joh dudó un poco, Bryan parecia de confianza.
- Es sobre Sherlock, alguien le esta jugando malas bromas, trampas, lo culpan de cosas que él no hace, y lo castigan.
- ¿Es en serio?
- Si, él no es, paso casi todo el tiempo con él, por eso sé que el no las hace.
- ¿Será alguna venganza?
- Eso me temo
- Te ayudaré - dijo sonriendo. - Es injusto que le hagan eso a alguien.
- ¿En serio?
- Si, le hablo a algunos de Slytherin, creo que ellos deben de hacer ese tipo de cosas, ¿no? jugar sucio.
- Es malo encasillar, pero supongo que si.
- Veré que investigo.
- Muchas gracias Bryan - se animó más John. - Todo lo que quiero es descubrir quién es y porqué lo hace.

Otro día había pasado, y a Sherlock le quedaba solo dos días más de castigo, podría pasar más tiempo con John como antes, el moreno venía de cumplir su castigo, terminó rápido y ahora se dirigía hacia su casa, subiendo las escaleras y se encontró a John bajando de uno de los pisos.
- John
- Hola Sherlock, saliste temprano.
- Si, espero mañana salir aún más temprano, es mi último día.
- Lo sé
- ¿De donde vienes?
- La maestra McGonagall quería verme.- John vio como Sherlock subía una de sus cejas en forma de interrogación.- Le preocupa el partido, creo que es de los maestros que más le apasiona el Quidditch escolar- dijo riendo.
- Oh, entiendo. - dijo acercándose y quitándole algo del cabello a John.- Ceniza que salta del fuego de la chimenea - le dijo Sherlock.
- Gracias, bueno me voy a mi sala, buenas noches Sherlock.
Sherlock lo tomó del brazo impidiendo que diera un paso y lo atrajo hacia el atrapando sus labios, John sin resistencia se dejó llevar, tomando la camisa de su amigo atrayéndolo más hacia el, profundizando el beso. Besos que compartían en secreto, besos de los que no se hablaban después, solo disfrutaban el momento, hasta que John se separó.
- Estamos en medio de las escaleras…- susurró a unos centímetros de Sherlock.
- Solo quería decirte Buenas noches - sonrió con cierta picardía Sherlock y siguió subiendo las escaleras.

John llegó a su dormitorio cambiándose para ir a dormir, lo bueno que sus compañeros de cuarto eran de dormir tarde pues los hubiera despertado.
- ¿Ya sabes quién puede estar fastidiando a Sherlock? - preguntó James
- Ah cierto - a John se le había olvidado sobre lo que le había dicho Bryan en la tarde, por el beso de hace un momento con Sherlock- Bryan me dijo que Chris Simmons de Slytherin le dijo que él estaba haciendo eso, por venganza.
- ¿Simmons? ¿Sherlock le dijo algo? - comentó Remus
- Si ¿No supiste? 
- No me sé todos los chismes de Hogwarts como tu Sirius - respondió el castaño.
- Sherlock le dijo a Chris frente a Ana, la ex novia de Chris, que él estaba liada con su amiga, entonces, bueno se hizo un escándalo y Chris quedó como el perro de las dos tortas.
- Supongo que tiene razón.
- ¿Qué harás?
- Encararlo mañana, amenazarlo que ya sé que es él y decirle a los maestros.
- Espero salga todo bien.
- Y yo lo espero también…


Estaba esperando que su clase acabara para enfrentar a Simmons, tenía clase con él y no lo dejaría escapar, tenía que descubrirlo, la clase dio por terminada e inmediatamente se dirigió al chico de Slytherin.
- Simmons, ¿me permites?
- Watson … ¿Quieres cargar mis libros?
- A eso no me refiero - dijo con fastidio - Ya sé que eres tu el que hace que Sherlock sea castigado.
- ¿Qué? - se mostró sorprendido el chico- ¿De qué demonios me hablas?
- Tu haces que incriminen a Sherlock de cosas que él no hace, y lo castigan.
- ¿Quién te dijo esa babosada? - se ofendió
- Tienes motivos para vengarte, todos lo sabemos.
- Muchos tenemos ganas de vengarnos de él, a media escuela nos hace quedar en ridículo, mofándose y alardeando de lo listo que es - dijo con desprecio.- Pero la verdad tengo mejores cosas que hacer que andar perdiendo mi tiempo en él.
- No te hagas Simmons ...
- Mejor averigua bien, si no, el que tendrá problemas serás tu por levantar falsos…
- A mi no me amenaces, no te tengo miedo
- Ni yo Watson - dijo saliendo del salón.

¿Cómo demonios no iba a ser él? Pero por una parte vio que decía la verdad, ¿Bryan le había mentido? Tendría que hablar muy seriamente con él y pedir explicaciones.

Llegó algo confundido y desanimado al comedor, creyó que tenía al culpable, ahora solo quería explicaciones de porqué Bryan le mintió , esperaba que hubiera escuchado mal. No sé dio cuenta que hace pocos segundos alguien se había sentado a su lado, hasta que vio que alguien le quitó comida del plato.
- ¿Eh? - dijo volteando para ver al ladrón de comida.- Sherlock ¿Hace cuanto que llegaste?
- Unos minutos, te saludé y no me respondiste , ¿Qué pensabas?
- Pienso en descubrir quien te tiende las trampas…
- John, no te preocupes, hoy es mi último día…
- Pero seguirá , lo sé, seguirá hasta que no lo descubramos.
- Solo no quiero que desperdicies tu tiempo con pensamientos que no valen la pena.
- Pero tu si lo vales…
Sherlock le sonrió de manera cariñosa y comenzó a servirse de comer.
- ¿Vamos después de la comida a fuera, a los jardines? - preguntó el moreno. - Para hacer tarea juntos
- Claro - dijo sonriendo.
No importa si es para hacer tarea, para solo pasear, charlar o simplemente acostarse en el pasto escuchando sus respiraciones, él siempre iría con Sherlock pues disfrutaba y amaba los momentos con su amigo.

Había pasado toda la tarde con Sherlock y en la cena también, hasta que Sherlock fue a cumplir su último día de castigo, John se fue a su sala común a dejar la mochila que había estado cargando todo el día y a descansar unos minutos.

Salió de su sala común para buscar a Bryan, no sabría donde estaría, supuso que en su sala común así que se dirigido a la torre más alta, la casa de los cuervos, y tuvo la fortuna de encontrarlo saliendo de su casa.
- Hola John, Sherlock aún no llega de su castigo- comentó.
- No lo vengo a buscar a él, si no, a ti.
- ¿A mi? ¿Quieres otro libro?
- No, no es sobre libros - respondió mientras caminaba a lado de Bryan dando vuelta en un pasillo - Oye - dijo deteniéndolo- de verdad tengo que hablar contigo, lo que me dijiste de Simmons es mentira, lo sé - dijo muy seguro.
- Oh … 
- ¿Oh? … ¿Porqué me mentiste? - dijo algo dolido, pues había confiado en él.
- No te mentí del todo, te dije que yo sabía quien era, solo que te dije otra persona.
- ¿Qué quieres decir?
- Qué sé quién le hace eso a Sherlock - dijo acorralando a John en una pared.
- Dime por favor quién es, y dime la verdad
- Lo haré - dijo con una sonrisa y a la vez tomando la cintura de John y acercándose cada vez más a él hasta que puso su boca a lado de la oreja de John.- Fui yo…
John abrió muy sorprendido los ojos y con sus manos tomó los hombros de el chico apartándolo a unos centímetros de él.
- ¿Porqué? - preguntó sin creérselo aún.
- Por una simple razón - dijo tomando con más fuerza la cintura de el gryffindor y pegándose a él a la vez que le robaba un beso, John con las manos aún en los hombros del Ravenclaw lo quiso apartar , pero la diferencia de edad hacía la diferencia en fuerza, no podía quitárselo de encima.
John juntó fuerzas y logró después de unos segundos apartarlo de él, dándole una mirada confusa y de repudio.
- No me mires así, te diré el porqué lo hice, aunque debes tenerlo más que obvio, lo hice para apartarte de él al menos un momento del día, siempre andas tras él.
- Porque es mi amigo
- Tienes más amigos ¿Ó los consideras compañeros? pero no andas con ellos para todos lados, y tu me interesabas, pero no lograba acercarme a ti como quería, así que tuve que hacerlo y resultó, ya podías verme.
- Pero tu no me gustas
- Quizá con el tiempo, con el trato…
- No, nunca y menos ahora que me has mentido y hecho eso a Sherlock - Dijo Joh alejándose de él. - Y te advierto, sé que eres tu ahora, más te vale de no meter a Sherlock en más castigos, por que le diré a los maestros.

John se retiró caminando algo deprisa, volteo un pasillo y se encontró a Sherlcock recargado en la pared.
- Sherlock , saliste temprano del castigo
- Si - dijo algo más serio de lo usual.
- ¿Qué haces aquí en el pasillo? Deberías que ir a descansar.
- Iba a eso, a mi sala, pero… John ¿Porqué no me dijiste que tenías una relación con Bryan Graham?
- ¿Qué?
- Ese chico con los que intercambias libros, era una excusa, ¿no? Me lo hubieras dicho al menos a mi, que soy o creí que era tu amigo.
- No sé de que hablas… Sherlock - trató de tomarlo del brazo pero el moreno se alejó.
- Los acabo de ver en ese pasillo, besándose.
- ¡No! - gritó John- No es lo que crees…
- John, sabes que yo soy muy buen observador, no me vengas a negar lo obvio.
- No, no lo negaré, pero si eres observador te hubieras dado cuenta que no tengo nada que ver con él.
Sherlock pasó a lado de John ignorándole.
- Sherlock - gritó el gryffindor con tristeza- Tu solo viste, ¿Porqué no observaste como siempre?, te hubieras dado cuenta de la verdad, que yo no estoy con él.

Lo último quedó casi en susurro para John pues Sherlock ya no se veía en el pasillo, lo dejó solo con una angustia en el pecho y dolor en sus sentimientos.

Continuará...

jueves, 7 de noviembre de 2013

FF: Aventuras en Hogwarts 5

Capítulo 5: 

Sirius detuvo a Remus antes de llegar a su sala común.
- Remus …
- Sirius, Holmes…
- Lo escuché,  ese idiota pero tu… 
- No, no creo que dijo que le intereso de la forma que tu crees, pienso que… - dijo algo asustado- creo que el sabe sobre mi condición, sabe que soy un hombre lobo.
- No, no es imposible ¿Cómo sabría?
- No lo sé Sirius, pero siento eso...
- Ese maldito …
- Dudo que diga algo…
- ¿Pero porqué tanto interés entonces?
- No lo sé…


John en el  momento que escuchó a Sherlock diciendo eso se quedó en shock, pero inmediatamente se retiró de ahí antes de que se dieran cuenta que lagrimas invadían sus mejillas. ¿Cómo era posible? Había escuchado bien, Sherlock dijo que le interesaba Remus, pero el creía… Estaba casi seguro que Sherlock gustaba de el, entonces ¿Porqué el comportamiento de Sherlock? Claro, Sherlock siempre era diferente a los demás, entonces siempre le interesó Remus, y lo que le había dicho, y todo los "detalles" que había tenido era solo de amigos, era un tonto por haber creído todo mal.

Llegó a su habitación pasada la madrugada, todos estaban dormidos, solo se cambió y entro a su cama corriendo las cortinas de esta. Intento dormir, pero le era imposible.


Sherlock ya no pudo encontrar a John, ¿Qué le quería decir? y ¿Porqué se había ido sin decir nada? No podía quitarse de la mente a John, quería verlo, esperaba mañana poder pasar el día con él.

Al día siguiente Sherlock no pudo ver a John, fue extraño, fue como si lo estuviera evitando pero ¿Porqué? Ni si quiera en el comedor pudo verlo, se sentía extraño, se sentía triste por no ver a John.
Así pasó otro día y para fortuna de Sherlock, no había tenido clases en los últimos dos días con los de gryffindors, decidió ir a buscar a John a su casa, al momento de ir vio a un niño de la casa de los leones saliendo de la sala común.
- Tu niño - dijo deteniendo al niño.- ¿Me harías un favor? - dijo enseñando un galeón.
- Claro - dijo el niño sonriendo.
- ¿Puedes ir a buscar a John Watson? Dile que estoy esperándolo, ve y cuando regreses te doy el pago, dile que Sherlock lo busca.
- Esta bien, ahorita regreso - dijo el chico devolviéndose a su casa.
Pasaron varios minutos hasta que regresó el niño.
- ¿Ya viene?
- No, lo siento, me dijo que no saldría.
- ¿Le dijiste que era Sherlock?
- Si ,de hecho cuando le dije que lo buscaban preguntó que quién, y cuando le dije inmediatamente dijo que no saldría.
- Hm… ya veo , toma - dijo dándole el galeón- Gracias. - Sherlock se retiró hacia otra parte del castillo.

Al tercer día tenían clases juntos los de gryffindor y ravenclaw, cuando Sherlock llegó al salón vio a John sentado ya en uno de los pupitres, Sherlock fue a sentarse a su lado.
- Oye, yo voy ahí - dijo una chica de gryffindor.
- No - dijo secamente Sherlock sin verla.
- Sherlock, yo le dije que podía sentarse aquí - dijo John algo molesto.
Sherlock volteo a verlo algo sorprendido pero luego su mirada se puso seria y molesta.
- No me voy a mover - dijo fastidiado.
- Bien entonces yo me voy - dijo John poniéndose de pie pero enseguida una mano de Sherlock lo tomó por el brazo y lo devolvió a su asiento.
- ¡Sherlock!
- John
- No te preocupes John, nos vemos luego - dijo la chica retirándose de ahí.
John no quiso discutir con Sherlock y solo se quedó en silencio aparentando que no estaba ahí.
- ¿Porqué me has estado evitando? - soltó el moreno.
- He estado ocupado
- Mientes
- De verdad he tenido…
- John, no puedes mentir… - dijo Sherlock jalando un brazo del gryffindor para que volteara a verlo. - … a mi no me puedes mentir.
- Suéltame - dijo zafándose del agarre y alejándose un poco de este.
- Chicos, problemas de pareja a fuera, que comenzó al clase de hace rato - dijo el maestro bromeando pero a ambos chicos los puso tensos y dejaron de hablar, fingiendo poner atención en clase.

Salieron juntos al terminar la clase pero sin hablarse, John sentía la mirada de Sherlock, no quería verlo pues se sentía aún muy vulnerable sobre el incidente de hace días, al entrar al comedor John se separó inmediatamente de su amigo dejando a Sherlock algo desconcertado mientras caminaba este hacia su mesa. 
El moreno vio como John sonreía a algunos compañeros de su casa , entre ellos a Black, Potter y Remus y se sentaba cerca de ellos y al mismo tiempo varias chicas se sentaban al rededor de John que con gusto las recibía, Sherlock sintió molestia y frustración, ahora estaba más confundido, a pesar que él podía descubrir misterios y otros asuntos, no podía descubrir que le pasaba a su amigo, que le pasaba a él con los sentimientos que comenzaban a brotar de él mientras veía a John con otras personas.


Sherlock realmente estaba muy confundido con la actitud de John, hace días se veía tan feliz y animado , le quería contar algo y a los segundos ya no se encontraba y comenzó a evitarlo, definitivamente se había perdido de algo.
Esa noche el cuervo bajó a cenar tarde, comió sin compañía en su mesa ya con pocos alumnos al rededor y cuando terminó los pasillos estaban desiertos, la mayoría se encontraba ya en sus respectivas casas, pues tenían reglas que a cierta hora los alumnos ya debería estar dentro de su sala común, no deberían estar alrededor entre pasillos del castillo.

Iba caminando por un pasillo donde estaban algunas aulas y escuchó unos ruidos detrás de una puerta, ese era un pequeño cobertizo que utilizaba el conserje para guardar escobas y demás cosas de limpieza, dio algunos pasos para seguir su camino pero escuchó más ruidos, su curiosidad pudo más y abrió esa puerta.
Sherlock se quedó helado al ver lo que escondía esa puerta, a un par de estudiantes besándose, bueno ahora que Sherlock estaba enfrente a ellos se habían dejado de besar y estaban separados, pero había visto como lo hacían mientras abría la puerta. 
Sherlock se quedó parado unos segundos y luego se disculpó y continuó su camino con pasos más rápidos.

John estaba ahí quieto con la puerta del cobertizo abierta y con una chica a su lado diciendo algo que él no escuchaba, su corazón estaba latiendo muy rápido. 
Sherlock lo había descubierto besándose con esa chica y al parecer fue un accidente el que los descubriera, pudo percatarse de eso por la mirada del moreno y más a parte de sorpresa vio dolor en sus ojos, pero ¿Cómo?
- ¡John! - le llamó la chica jalando de él. - Mejor vamos a un lugar mejor sin que nadie nos interrumpa.
- ¿Qué? - dijo volteando a verla- No, yo me tengo que ir - dijo soltándose de la chica y caminando sin rumbo fijo.
Algo en su interior dolió al ver la mirada de su amigo ¿Porqué? Aún seguía queriéndolo y no de la forma amistosa que el quisiera. El gryffindor camino sin percatarse por donde iba.

Sherlock había llegado a su dormitorio, siempre agradecía a su hermano por hacer que tuviera una habitación para el solo. Se sentó en su cama quitándose la capa y la corbata, sentía que se asfixiaba, sentía algo presionando desde su pecho hasta la garganta. Quería a John, lo adoraba, le dolía que lo evitara, le dolía que no fuera el mismo con el, le dolía verlo con otras personas, rodeado de chicas, pero ese dolor no había sido tan fuerte con anterioridad hasta ese momento, verlo en una situación así, besando a una chica, nunca se lo imaginó y verlo fue muy duro, no podía quitarse la imagen de la cabeza, apretó los puños y aventó libros que estaban cerca de su cama. Lagrimas comenzaban a brotar de sus ojos, le quemaba , estaba molesto, no entendía porqué le dolía tanto, el porque quería tanto a John, el porque ese sentimiento que sentía sobrepasaba los límites de la amistad.
Mirando hacia fuera de su ventana centró su mirada en la luna, brillaba dando un toque nostálgico a su habitación ó más bien así lo sentía por como se encontraba, miraba hacia el cielo pero vio algo en los jardines de reojo, vio una figura, ¿Qué demonios hacia alguien a fuera del castillo a estas horas? Ahora Sherlock miraba aquella figura y desde lejos pudo verlo, si, conocía bien la forma de caminar, la silueta a pesar de la distancia, inmediatamente se paró, tomó su varita y salió corriendo de su cuarto.

Sherlock muy cuidadosamente salió del castillo, se encontró donde había visto a John pero en esos momentos no lo veía, caminó un poco más tratando de ver alguna huella, cuando vio las huellas siguió con la mirada a la dirección, y ahí lo vio, caminaba con pasos lentos como ido, se iba adentrando hacia el bosque prohibido. Comenzó a llamarlo y a correr pero no lograba llamar su atención ni alcanzarlo tan rápido como hubiera querido, así que siguió a John rumbo al bosque. 
Al llegar dentro del bosque vio tantos árboles y no vio a su amigo, comenzó a tratar de ver huellas pero la noche y los árboles no dejaban ver lo suficiente, así que por instinto tomó una dirección.


John perdido en sus pensamientos no se percató que se encontraba lejos del castillo hasta que un sonido lo sacó de sus pensamientos, un aullido muy cerca que hizo que le dieran escalofríos y viera a su alrededor. ¿Cómo había llegado hasta el bosque? asustado comenzó a voltear a todos lados, solo veía grandes árboles al rededor, y de nuevo su cuerpo dio un brinco inconscientemente a causa de otro aullido. Comenzó a ver la silueta del lobo, era algo extraña pues nunca había visto un lobo así tan grande y ojos con una escéncia humana ¿Cómo pudo ver sus ojos? El lobo cada vez se aproximaba más a él gruñendo, John se quedó paralizado del miedo, quiso sacar su varita, quiso correr pero no podía responder su cuerpo. Pensó que era su fin pero vio una luz verde dar en el lobo, que hizo que este se enojara más.
- ¡John! - escuchó una voz gritándole.
En ese momento John se volteo de donde venía la voz, era Sherlock con la varita en alto, agradeció tanto el verlo por primera vez en días.
- Tenemos que salir de aquí - dijo Sherlock tomándole la mano y jalando de él mientras el lobo se aproximaba a ellos.
Comenzaron a correr pero al mismo tiempo lanzaban hechizos que casi no le hacían daño a la fiera solo lo provocaban más.
- No le hace daño… - dijo John agitado- Sherlock…
- Quizá con alguna luz brillante lo deje aturdido … - dijo deteniéndose.
- ¿Pero que podría…
- ¡Expecto Patronum! - exclamó Sherlock con la varita en alto.
John nunca había visto hacer un hechizo así a Sherlock, lo había visto solo en clases, pero en clases muy a penas salió una luz, no fue de cuerpo entero, no tenía forma.
La varita de Sherlock hizo salir una luz muy potente casi cegadora mientras Sherlock tomaba a John de nuevo y lo hacía correr dejando que el patronus detuviera un momento al lobo. 
John miraba hacia el patronus y pudo distinguir a un pequeño animal, un erizo que merodeaba la zona. ¿Un Erizo, era en serio? John regresó la vista al frente donde Sherlock lo iba jalando mientras corrían,así corrieron unos segundos pero de repente Sherlock paró.
- ¿Qué pasa? - preguntó el rubio asustado y mirando hacia donde Sherlock lo hacía.
- Oh…
El lobo de alguna forma se encontraba enfrente de ellos, con una posición de ataque y de repente el lobo se abalanzó sobre ellos, Sherlock rápidamente reaccionó abrazando el cuerpo de John en forma de protección, poniendo su cuerpo en forma de escudo y cerrando sus ojos, John se abrazó a este fuertemente, pero luego escucharon un gruñido y aullido, frente de ellos estaba un perro muy grande y oscuro y junto a él iba un ciervo que peculiarmente llevaba una rata encima. 
Era una escena muy extraña.
- Nos atacarán también - dijo asustado John.
- No, ellos vienen a ayudar - dijo firmemente Sherlock.
John no comprendía y vio como el perro volteaba a verlos, primero a él y luego a Sherlock.
- John… el perro es tu compañero Black, Sirius Black. - dijo con seguridad.
- ¿Qué dices? No, Sherlock …
- John… el lobo que nos persigue es Lupin.
El chico abrió sus ojos sorprendido y vio al lobo y luego a los animales, el perro lo miraba con unos ojos extraños.
- ¿Cómo puedes decir… - dijo dudando John
- Es un hombre lobo, por eso cada mes desaparece unos días.
El ciervo se acercó hacia ellos mirándolos y luego corrió.
- Vamos - dijo corriendo Sherlock tras el ciervo con un John de la mano, John volteo y vio como el perro se encontraba tranquilizando al lobo de una manera medio cariñosa.
El ciervo los llevó fuera del bosque e indicó un lugar bajo un árbol, se acercaron y vieron solo zacate, el ciervo mordió la hierva pero al jalar se abrió una puerta oculta.
- Gracias Potter - dijo Sherlock al ciervo y entraron en él.

Iban caminando por ese túnel que John suponía llevaba al castillo, íban en silencio, había olvidado el motivo del cuál se encontró en el bosque, por Sherlock y el incidente del cobertizo con la chica.
- Gracias por salvarme hoy - dijo avergonzado sin querer mirar a el moreno.
- ¿Porqué saliste del castillo? - dijo algo molesto aunque trató de no aparentarlo.
- No me di cuenta, yo iba pensando… lo siento.
No respondió solo siguió en silencio caminando.
- No sabía que tu patronus era un erizo- comentó el rubio.
- Yo tampoco lo sabía, nunca había hecho un patronus así.
- Sherlock… ¿Cómo sabes que Remus es un hombre lobo y los demás son animagos?
- Lo de Lupin pude suponerlo desde la primera vez que lo vi, nunca había visto unos ojos como los suyos, me intrigó que Hogwarts aceptara a alguien de su condición, luego me di cuenta que nadie lo sabe, solo sus amigos cercanos. Tu me comentabas que él se ausenta cada mes y cuando regresa viene con heridas en su cuerpo. Me intrigó su condición quería estar seguro que era hombre lobo así que lleve un plan, el collar, le dije que me hiciera el favor de darte algo, el no lo sabía, yo sujeté su brazo y en el momento que comencé a sacar el collar comenzó a forcejar, a tratar de soltarse de mi agarre con pánico, pensó que era plata, y bueno en ese momento Sirius llegó y ya sabes, ahí fue cuando lo confirmé, pero me daba curiosidad como se vería, nunca había visto un hombre lobo hasta ahorita, por eso hace días cuando Sirius me encaró con esa pregunta le respondí la verdad, me interesaba Lupin por su condición.

John se quedó callado pensando en lo que Sherlock le había dicho.
- Entonces el collar… - dijo en tono triste.
- El collar lo compré pensando en ti John.- dijo el moreno y volteando hacia John y parando la caminata.- Pero también era una oportunidad para comprobarlo.
- ¿Remus no te interesa de otra manera?
Sherlock se sorprendió al escuchar la pregunta y soltó una risita.
- ¿Cómo se te ocurre?
- Pues tu lo dijiste…
- Pero no de esa manera, a mi no me interesa nadie.
Las pequeñas esperanzas que tenía John se le desvanecieron en ese instante.
- John- llamó Sherlock que aún estaba enfrente del gryffindor.- Solo me interesas tu y nadie más.
- Sherlock - se miraron llenos de sentimientos.
- Siento haberte interrumpido hace rato con tu… - Sherlock vaciló en decir la palabra novia.
- No, no, esta bien, ella y yo no somos nada… ella en realidad no me interesa. - dijo dando una explicación.

- ¿Quién te interesa John? - se acercó más Sherlock a John mirándolo con ojos penetrantes.

----------------

Espero les guste y espero sus comentarios *-* que me animan a seguir :)